Elvis “the Pelvis”

Elvis “the Pelvis”

08 enero 2015,   Por ,   0 Comments
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Hola Guerrer@s!!

Tal día como hoy de 1935, nacía el eterno Rey de Rock en Tupelo (muy apropiado por su estilismo capilar), en el estado de Mississippi. Cuando tenía 13 años se mudó junto a su familia a Memphis, Tennessee donde, en 1954, comenzó su carrera artística cuando Sam Phillips, el dueño de Sun Records, vio en él la manera de expandir la música afroamericana. Acompañado por el guitarrista Scotty Moore y el contrabajista Bill Black, fue uno de los creadores del rockabilly.

Tras varios años de carrera en meteórico ascenso, se pasó a filmar películas para Hollywood y bandas sonoras. En 1968, tras siete años alejado de los escenarios, volvió a realizar presentaciones en directo en un especial de televisión que dio lugar a una amplia serie de conciertos en Las Vegas y también a varias giras musicales. En 1973, protagonizó el primer concierto teletransmitido, de ámbito mundial vía satélite, Aloha from Hawaii, visto aproximadamente por 1.500 millones de personas.

Pero el Rey tiene una curiosa anécdota de la que hemos sabido por Patri de entreelcaosyelorden.com: una reunión secreta con el mismísimo Nixon. A las 9.30 del 21 de diciembre de 1970, los agentes del Servicio Secreto que se encontraban en la puerta principal de la Casa Blanca vieron que se acercaba un grupo de individuos (entre ellos se escondía Elvis) que quería ver al presidente de Estados Unidos. Elvis entregó a los agentes una carta personal dirigida a Richard Nixon en la que le pedía al Presidente una entrevista y le enviaba como regalo una Colt 45 con siete balas de plata.. Los agentes llamaron a la oficina del presidente para preguntar cuál era el procedimiento adecuado.

“Que ha llegado el Rey”, le dijeron por teléfono a Bud Krogh, consejero presidencial y asesor de Nixon. Krogh miró la agenda del día y dijo: “Pero si hoy no esperamos a ningún monarca…”. “No, no. El Rey del Rock. Está aquí en la puerta”, le aclararon. Krogh le dijo que aquella visita les pillaba por sorpresa y que debían regresar al hotel y que le llamarían a lo largo del día. Así que Elvis se marchó.

Esa carta y los informes cruzados a lo largo de las dos horas siguientes forman parte de un paquete de documentos desclasificados sobre lo que ocurrió en el edificio presidencial aquella mañana frenética. En ese tiempo, los asesores de Nixon encontraron en la oferta un atractivo político indiscutible para un presidente odiado especialmente entre los jóvenes. A pesar de que algún consejero escribió en los informes “Esto tiene que ser una broma”, a las doce y media del medio día Elvis Presley entró en el Despacho Oval.

Allí estaba Nixon, con su traje gris oscuro. Y allí entró Elvis, con pantalones ajustados de terciopelo morado, camisa blanca de seda con cuello de pico inmenso por encima de un chaleco corto que dejaba ver el cinturón con su gigantesca hebilla dorada. Y una capa. Las gafas eran de cristal tintado, con una montura de plata tan gruesa que cabían las letras “EP” escritas con brillantes.

Elvis Presley expone su admiración por Nixon y su preocupación por el creciente uso de las drogas entre los jóvenes, por el avance de la cultura hippy, la ideología izquierdista de los estudiantes demócratas, el comunismo y los movimientos de defensa de los derechos para los negros. Desde su posición y con su influencia entre los jóvenes “puedo ayudar a este país al que amo”, pero para eso necesitaba su ansiada chapa de agente federal.

Dicen que Elvis se quedó helado cuando piso el despacho oval, como si hubiera entrado en un lugar mitológico. Los informes que conservan los Archivos Nacionales dicen que el artista habló de la mala influencia de los Beatles, que habían ganado tanto dinero en Estados Unidos para luego volverse a Inglaterra y criticar este país. Habló de cómo él podía influir en los jóvenes en contra de las drogas pero para eso, le dijo, necesitaba la chapa de Agente Federal. Nixon aceptó y le dieron una chapa improvisada dos horas después. Un fotógrafo oficial inmortalizó el encuentro y retrató a la perfección la incomodidad de Nixon y la extravagancia de Elvis. A petición del artista, la reunión se mantuvo en secreto hasta que el Washington Post destapó el encuentro un año después.

Finalmente, el consumo excesivo de medicamentos prescritos comprometió gravemente su salud, hasta que en 1977 murió súbitamente a la edad de 42 años. Se trata del solista con más ventas en la historia de la música popular.

www.numanguerrix.com


Leave a Reply







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×