Napoleón Bonaparte

Napoleón Bonaparte

05 mayo 2016,   Por ,   0 Comments
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Hola Guerrer@s!!

Ya hacía un tiempo que no tocábamos una de nuestras secciones favoritas, las efemérides de grandes personajes de la Historia, así que vamos a retomarla con un grande: tal día como hoy, en 1821, moría Napoleón Bonaparte en la isla de Santa Elena!!

Fue un hombre de guerra único, un militar y un gobernador descomunal, siendo una de las figuras históricas más importantes y recordadas con las que podemos encontrarnos en cualquier libro de historia. Nacido en Ajaccio, Córcega, en 1769, sus padres, familiares y amigos más cercanos lo llamaban por su peculiar apodo: Nabulio.

No resulta extraño que de niño, Napoleón fuese un estudiante brillante. Era particularmente bueno en matemáticas, pero era un desastre en términos de comunicación, teniendo pésimas habilidades sociales y habitualmente referido como un niño muy dominante. Por las características que mostraba desde pequeño, sus educadores le sugirieron considerar convertirse en militar al crecer. Aceptó el reto y así le fue…

Algo bastante popular y bien conocido por todos es que Napoleón sufría de una fobia muy peculiar: la ailurofobia, es decir la fobia a los gatos. Según se menciona en numerosos escritos, Napoleón también tenía una rarísima fobia a que las puertas estuvieran abiertas. Cuando estaba en una habitación, siempre cerraba todas las puertas y cualquiera que entrara a la habitación en la que Napoleón se encontraba, debía hacerlo mediante una apertura lo más pequeña posible y cerrar de inmediato. De lo contrario, el señor Bonaparte enloquecía.

Existe el mito extendido de que Napoleón era muy bajo de estatura, sin embargo, en realidad medía 1,70 centímetros, la altura promedio de la época. Napoleón tenía la costumbre de posar siempre acompañado de los más grandes, altos y robustos soldados de sus filas. Quizá también por esto es que ha habido tanta confusión con su verdadera altura.

Curiosamente, el emperador hizo ilegal darle su nombre a un cerdo, y lo es hasta el día de hoy. Llamar Napoleón a un cerdo es ilegal en Francia. De hecho, en la edición francesa de la célebre Rebelión en la granja, del grandísimo George Orwell, el cerdo Napoleón es llamado César y no como Orwell realmente lo llamó.

“El Turco”, aquel robot que jugaba ajedrez del cual seguramente hayas escuchado hablar, no era más que una farsa, dentro tenía un genio, un maestro invencible del ajedrez. Todos los que jugaban con el supuesto robot, eran derrotados, entre ellos Napoleón Bonaparte. De todas maneras, la verdad sobre “El Turco” se supo mucho después.

Según se cuenta, ocasionalmente, Napoleón se vestía con atuendos simples o de gente pobre y salía a caminar por las calles. Deambulaba por París, visitaba tiendas y hablaba con personas de la calle para ver si lo reconocían y así medir su popularidad.

La esposa de Napoleón se llamaba Marie Josephe Rose Tascher de la Pagerie. Para muchos, un nombre largo pero hermoso, sin dudas. Pero para nuestro querido protagonista no lo fue, quien decidió cambiarle el nombre a Joséphine de Beauharnais.

Joséphine de Beauharnais tenía dos pequeñas hijas de un matrimonio previo. Luego de casarse con Napoleón, este solicitó que una de ellas se casara con su hermano y así fue.

Napoleón estaba convencido de que su amada Joséphine le traía buena suerte, por eso, cada batalla a la que iba, llevaba consigo un pequeño retrato de su esposa colgado.

Las últimas palabras de Napoleón fueron: “Francia. Ejército. Líder del ejército. Joséphine.”

El ejército de Napoleón fue el primero en llevar alimentos enlatados a la guerra. Precisamente, otro dato curioso sobre la extravagante personalidad del gran Napoleón es que creía que mientras se comía, debía haber silencio absoluto y mucha rapidez. La comida favorita de Napoleón era el pollo al horno con patatas y cebolla.

Numerosos historiadores coinciden en que Napoleón era un adicto al trabajo. De hecho, se tienen registros que dicen que dormía no más de 4 horas por día.

Según se dice, Napoleón Bonaparte siempre llevaba un pequeño envase con veneno atado a un collar, colgado en su cuello, listo para suicidarse en caso de que sus enemigos lo atraparan. No obstante, el día que decidió utilizarlo, en 1814, la efectividad del veneno caducó y solo le provocó una intensa enfermedad estomacal.

La influencia de Napoleón fue magistral. Aún hoy en día, sus estrategias y métodos de guerra son estudiados en el ámbito militar y muchos otros más, como por ejemplo, en publicidad. ¿Sabías que el creó la frase “una imagen vale más que mil palabras”?


Leave a Reply







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×