Palacio de la Audiencia de Soria

Palacio de la Audiencia de Soria

Hola Guerrer@s!!

Hoy, en CONQUISTANDO SORIA, no nos vamos muy lejos. Nos quedamos en la capital para visitar uno de sus edificios más emblemáticos, en la Plaza Mayor, el Palacio de la Audiencia.

Con sus soportales de amplios arcos de medio punto, éste fue el antiguo Ayuntamiento y posteriormente Audiencia y Cárcel en 1769, fecha en que conoció una profunda remodelación. Sobre la Audiencia, el reloj colocado mucho después, el mismo que conoció Antonio Machado y al que cantó en uno de los numerosos poemas compuestos durante su larga estancia en tierras sorianas.

El día 22 de Febrero se cumplen los 75 años de la muerte de Antonio Machado, uno de los miembros más representativos de la denominada Generación del 98, como no podía ser de otra forma, desde Numanguerrix le recordamos y os explicamos varias curiosidades de ese momento.

Un Antonio Machado en el exilio llegó a Collioure (Francia), la tarde del 28 de enero, pero el 22 de febrero de 1939 moría en el hotel Bougnol-Quintana.

La adicción de Antonio Machado al tabaco fue una de las causas de su muerte, se dice que Antonio Machado impartía las clases fumando continuamente, incluso sus alumnos le pusieron un mote.

También se dice que Antonio Machado era adicto al café, hasta 6 o 7 tazas diarias podía llegar a tomarse.

Padecía también asma desde hacia años a consecuencia de su adicción al tabaco. Una nueva neumonía complicada con una gastreoentiritis provoca el final empeoramiento.

A los 3 días de la muerte de Antonio Machado falleció su madre.

 

Las dos últimas palabras de Antonio Machado fueron “Adiós madre”,

 

Un verso evocando la infancia.

Las frases iniciales del monólogo «Ser o no ser» del Hamlet de Shakespeare….  Son las últimas palabras escritas recuperadas en arrugados papeles del viejo gabán que vestía en sus días finales.

 

La memoria de la infancia, del amor, de la muerte. De todo lo demás había sido despojado.

Durante su huida de España, en la frontera con Francia, había desaparecido la maleta en que llevaba sus pobres pertenencias con los más caros recuerdos.

Ya, pues, ligero de equipaje y mirando al mar, podía ser dado su cuerpo a la desnuda tierra. 

 

«ICI REPOSE Antonio MACHADO MORT en EXIL LE 22 FÉVRIER 1939»,

Esto puede leerse en la sencilla lápida de Collioure.

 

Cada año se depositan en un buzón cercano las miles de cartas en todos los idiomas que llegan al cementerio de Collioure dirigidas a don Antonio Machado.

Las flores acompañan permanentemente a sus mortales restos. Restos que quizá siguen esperando, como recordará su hermano José en una carta escrita dos días después de la muerte del poeta, «hasta que una humanidad menos bárbara y cruel le permitan volver a sus tierras castellanas que tanto amó».

 

A Machado, dolorido y solo

Estos días azules y este sol de la infancia.

(Último verso de Antonio Machado,

escrito poco antes de morir)

 

 

Poeta amable de cielos abiertos,

hombre bueno de alma sencilla,

navegante del mar de Castilla,

trovador de sus pueblos desiertos.

Sus caminos recién descubiertos

en tus rimas se hicieron semillas

y cantando por tierras y villas

verso a verso tornáronse ciertos.

Buscador de tesoros inciertos,

Don Quijote de causas perdidas,

amador de unas musas prohibidas,

soñador con los ojos despiertos.

Hondo hablaste de sus desaciertos

a las ásperas tierras queridas

y ellas sólo tallaron heridas,

golpe a golpe en tus desconciertos.

(De Guiomar y Leonor los afectos

en tropel atraviesan tu vida

y rebrotan antiguas heridas

piel y sangre quemando recuerdos.)

De equipajes ligeros cubiertos

días azules, infancias sencillas,

y desnudo, del mar las orillas,

envolvieron tus ojos ya yertos.

 

Foto: Ana Isla


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR