Santa Cena!

Santa Cena!

02 abril 2015,   Por ,   0 Comments
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Hola Guerrer@s!!

Metidos de lleno en la Semana Santa, en este Jueves de Pasión hemos querido acercarnos a uno de los momentos más emblemáticos de la vida de Jesús de Nazaret, previo a su calvario y muerte: la última cena. Y qué mejor que hacerlo versionando uno de los cuadros más famosos del maestro Leonardo da Vinci.

En una ocasión ya os hablamos del maestro y de los misterios que guarda esta enigmática obra. Pero ahora, os dejamos con el interesante articulo de Revista IHstoria en el que el Investigador Miguel Angel Almodóvar se centra en lo que pudo ser el Menú.

“Sí se conoce la dieta de los coetáneos de Jesús: pan, legumbres como las habas y las lentejas, verduras como cebollas y endivias, higos y uvas, aceite de oliva, casi nada de carne -reservada a ricos y poderosos-, pescados de río, miel y vino”, además de insectos como las langostas, explica Almodóvar.

Como otras normas de la época, Jesús se saltó las estrictas prohibiciones alimentarias judías e instó a los suyos a “comer de todo”. En la última cena lo hizo acompañado de sus seguidores, entre los que estaban su madre y María de Magdala, recostado en el suelo y cogiendo los alimentos con la mano de una mesa muy baja.

Tortas de pan ázimo, ensalada de hierbas amargas, pescado de agua dulce, codornices rellenas de cordero -si es que llegó a haber cordero, porque son muchos los que discrepan, incluso Benedicto XVI-, ‘jaroset’ o compota de frutas y frutos secos, y cuatro copas de vino “en honor de las cuatro grandes madres de Israel” son las opciones que plantea este escritor.

Para quienes quieran rememorarla, los cocineros Lara Tercero y César Ruiz ofrecen en este libro las recetas, mientras que la sumiller Meritxell Falgueras ha escogido cuatro vinos con uva syrah, cepa que tuvo su origen en Persia y que dominaba en las tierras por las que predicaba Jesús.

Y es que como dice el dicho de grandes cenas están las tumbas llenas, nos cuentan en el articulo los menús de grandes personajes de la historia antes de dejar este mundo tan terrenal.

Así, sabemos que Cleopatra se endulzó con higos antes de ser mordida por el áspid y que Napoleón engulló hígado, chuletas, riñones, huevos revueltos y vino antes de morir entre fuertes dolores estomacales.

A Abraham Lincoln, más austero en sus gustos culinarios que el emperador galo, se le sirvió la tarde del 14 de abril de 1865 sopa de rabo de buey y asado de ave relleno de castañas, mientras que Rasputín fue envenenado con cianuro en un festín en el que no faltó el caviar de Beluga.

Otras personalidades, sin intuirlo, hicieron gala de sus gustos gastronómicos antes de morir, como el desayuno típico estadounidense de John F. Kennedy o el pollo frito estilo Louisiana de Martin Luther King.

El sanguinario Adolf Hitler almorzó un menú sencillo con su cocinera antes de suicidarse en su búnker; y Sadam Husein cenó en su celda pollo con salsa de dátiles cocinado por un prestigioso chef de Bagdad, ejemplo de que algunas normativas permiten a los reos elegir qué sabor se llevarán a la tumba.

Marilyn Monroe se hizo llevar a casa ‘fetuccini’ de su restaurante favorito, La Scala; Jim Morrison compró comida china; Elvis Presley pidió a su cocinera espaguetis con albóndigas; John Lennon comió sándwiches de carne de su italiano favorito antes de ser tiroteado, y Michael Jackson cenó pollo al horno. Los mitómanos pueden recordarlos preparando estos últimos bocados.

Ahora solamente os queda adivinar lo que están zampando nuestros guerreros, a ver si sois capaces de sacar el menú? El Misterio está servido!

En nuestra tienda online…

Última Cena camiseta


Leave a Reply







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×