Castillo de Magaña

Castillo de Magaña

17 diciembre 2015,   Por ,   0 Comments
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Hola Guerrer@s!!

Reyes, nobles y obispos han sido los habitantes y los propietarios del castillo de Magaña. Un edificio que se encuentra abandonado desde hace siglos y cuya fecha exacta de construcción es una de las incógnitas que albergan los restos de esta fortaleza, desde la que se controla toda la vega del Alhama, gracias a su ubicación en un cerro a mil metros sobre el nivel del mar.

El edificio se encuentra catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) desde el año 1949 y forma parte del Inventario de Monumentos de Arquitectura Militar de la Dirección General de Bellas Artes, como la mayoría de las fortalezas españolas. La documentación recopilada por los diferentes estudiosos ofrecen con detalle la propiedad del castillo en el periodo de los Reyes Católicos, más concretamente en la época de los reyes castellanos Juan II y Enrique IV (padre y hermano de Isabel la Católica).

Aunque se sospecha que el origen de la fortaleza fue anterior, en el período de ocupación musulmana (siglos IX-X) esto no se encuentra documentado, pero la torre del homenaje es una buena señal del origen beréber de la construcción. Cuenta con una ubicación estratégica en una línea oriental del territorio del interior de la Península que fue «conflictiva» entre los siglos XIII y XV, tanto por las disputas entre los reyes cristianos y musulmanes y las guerras de control entre los reinos de Castilla y Navarra.

El volumen y las dimensiones de la fortaleza hacen pensar que Magaña fue territorio destacado, cabecera de Comunidad de Villa y Tierra. Magaña se reconquistó entre los siglos X-XI por los reyes de Pamplona-Nájera para pasar posteriormente a la corona de Castilla.

Los restos que se conservan en la actualidad corresponden al castillo que existía en el siglo XV. Por sus características arquitectónicas se enmarca dentro de las fortalezas señoriales de la época. Una carta del rey Juan II de Castilla acredita de su existencia en el año 1445, por la que se acredita la cesión a su valido Álvaro de Luna, quien lo entregó a su sobrino Juan de Luna.

 

Desde entonces hasta el año 1537, en el que se cita al castillo en la disputa de la herencia de Beatriz Pimentel, se conocen los nombres de los propietarios de la fortaleza, pero después se pierde la pista, aunque todos esos nombres se encuentran con seguridad en el archivo del Ayuntamiento a la espera de que algún investigador o estudioso quiera recopilarlos y sacarlos a la luz.

El estado de conservación es aceptable en comparación con otras fortalezas y se puede visitar gracias a un sendero que se habilitó en una de las últimas intervenciones. Desde Proynerso se aseguró que es un importante atractivo para los vecinos del valle del Alhalama en la Rioja y Navarra. La torre conserva restos del almenado superior y algún ventanal con sillares labrados. Consta en su estructura de dos anillos concéntricos. El interior, de gran altura, es rectangular, con torres circulares en las esquinas. El recinto exterior tiene siete cubos cilíndricos y numerosas saeteras repartidas por sus lienzos. Gracias a las intervenciones arqueológicas que se han llevado a cabo se ha podido descifrar algunos de los espacios que se emplearon para estancias de viviendas, ocupadas por los moradores del castillo. El Ayuntamiento de Magaña quiere recuperar el esplendor que tuvo su castillo y volverlo a mostrar a la sociedad.

Fiente: diariodesoria.es


Leave a Reply







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×